Palestina: 68 años de invasión, 50 de ocupación, 10 años de bloqueo

A comienzos del mes de julio, el cuarteto para Oriente Próximo publicó un informe con diez puntos. Diez ‘recomendaciones’ para “poner nuevamente en marcha una negociación de paz entre israelíes y palestinos”. “La violencia y la incitación, los asentamientos y la falta de control de la Autoridad Palestina sobre Hamas que gobierna la Franja de Gaza socavan gravemente las esperanzas de paz”. Estas son las tres conclusiones fundamentales. El documento concluye que “avanzar hacia el fin del conflicto en Oriente Próximo requiere que Israel detenga la expansión de los asentamientos y que los palestinos acaben con la violencia”. “Una ecuación entre ocupación y los que están debajo de la ocupación”, en palabras del secretario general de la OLP, Saeb Erekat, “absolutamente inaceptable”.

Los medios de comunicación han hecho públicos los diez puntos que señala el esperado informe del Cuarteto:

1. Ambas partes deben trabajar para apaciguar tensiones mediante el ejercicio de la moderación y abstenerse de la retórica y de acciones provocadoras.

2. Ambas partes deben tomar todas las medidas necesarias para prevenir la violencia y proteger las vidas y las propiedades de todos los civiles, incluyendo la coordinación en temas de seguridad y fortalecer la capacidad y autoridad de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina

3. La Autoridad Palestina debe actuar con decisión y tomar todas las medidas a su alcance para h.acer cesar la violencia e intensificar los esfuerzos actuales para luchar contra el terrorismo, incluyendo una clara condena de todos los actos terroristas.

4. Israel debe cesar la política de construcción de asentamientos y su expansión, que designa tierras de uso exclusivo de Israel y niega el desarrollo palestino.

5. Israel debe implementar positivos cambios de política, incluyendo una transferencia de poderes y responsabilidades en el Área C (el sector que comprende el 60% de Cisjordania y que incluye la mayor parte de las tierras cultivables y recursos naturales) contemplada en acuerdos anteriores. Los avances en temas de vivienda, agua, energía, comunicaciones, agricultura y recursos naturales, además de un significativo levantamiento de las restricciones de movimiento de los palestinos, pueden hacerse respetando al mismo tiempo las legítimas necesidades de seguridad de Israel.

6. La dirección palestina debe continuar sus esfuerzos para fortalecer las instituciones, mejorar la gobernabilidad y el desarrollo de una economía sostenible. Israel debería tomar todas las medidas necesarias para permitir este proceso, en consistencia con las recomendaciones del Comité de Enlace propuesto para ese propósito.

7. Todas las partes deben seguir respetando el alto al fuego en Gaza, y debe ponerse fin a la acumulación ilegal de armas y actividades militantes.

8. Israel deber acelerar el levantamiento de las restricciones a la circulación y el acceso hacia y desde Gaza, con la debida consideración de su necesidad de proteger a sus ciudadanos de los ataques terroristas.

9. Gaza y Cisjordania deberían ser reagrupados bajo una única, legítima y democrática autoridad palestina sobre la base de la plataforma de la OLP (Organización para la Liberación Palestina) y los principios del Cuarteto y las reglas del estado de derecho, incluyendo el control sobre todo el personal armado y las armas, según los acuerdos existentes.

10. Ambas partes deben fomentar un clima de tolerancia, incluyendo el aumento de los intercambios y la cooperación en una variedad de campos económico, profesional, educativo y cultural que fortalezcan las bases para la paz y contrarrestar el extremismo.

Las tres conclusiones básicas han provocado el rechazo de las dos partes. Por un lado, el documento urge a los palestinos a actuar para acabar con lo que consideran ‘incitación’ y a ‘condenar todos los actos de terrorismo’. Palestina afirma que los puestos de control israelíes se han convertido en ‘puestos de la muerte’ para los palestinos y recuerda que se trata de una medida paralela al aumento de la construcción de asentamientos ilegales. Pese a que también los consideran ilegales la ONU, la Unión Europea y un gran número de países, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, señala que el informe no exige a Israel la retirada del territorio palestino ocupado, ni la paralización de la construcción de asentamientos.

El documento del Cuarteto sí señala que Israel ‘debe cesar su política de construcción y expansión’ y demanda ‘cambios significativos’, como transferir poderes a las autoridades palestinas en la llamada zona C de Cisjordania, área bajo control israelí.

Estas apreciaciones no parecen haber tenido ningún efecto en la política de Israel, que tras este informe, deoyendo cualquier ‘recomendación’, anunciaba la asignación de casi 13 millones de dólares para los asentamientos ilegales de Kiryat Arba y Al-Jalil (Hebron), situados en Cisjordania. Haciendo oídos sordos a las condenas internacionales, a esta noticia le precedía el anuncio de construcción de otras 800 viviendas ilegales, según informa Hispan TV.

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *