Isabel Pérez: “Cualquier esfuerzo ciudadano, incluso yo diría político, pero mucho mejor si es de la ciudadanía, es útil para la población en Gaza”

Foto Isabel PérezEntre otros conocimientos, ha cursado estudios de árabe, en la Universidad de Alejandría, persa en la Universidad de Teherán, periodismo en conflictos, por la Universidad de Sydney, y experto en el Islam y cultura árabe. Desde Gaza, atiende a las preguntas de Andalucía Solidaria para permitirnos asomar la mirada a las calles palestinas tras meses desde la masacra que el pasado verano se cobró la vida de miles de personas.

¿Cuál es la situación de los territorios palestinos a día de hoy, ocho meses después de la guerra?

Bueno, en Cisjordania es un auténtico caos de detenciones, de campañas de detenciones contra Hamás y cualquiera que Israel piense que esté metido en las facciones de la resistencia palestina, como los llaman ellos. Aquí en Gaza es de destrucción. La llamada reconstrucción de las Naciones Unidas, bueno, con la mediación de las Naciones Unidas, entre el Gobierno palestino en Ramala y el Gobierno israelí, se está realizando a duras penas. La gente aquí, los refugiados palestinos, por ejemplo, que representan más del 70% de la población y que por lo tanto han sido los que más han sufrido, después de la guerra se quejan del fallo de administración y de gestión por parte de Naciones Unidas para reconstruir sus casas. Están muy cansados, son muy escépticos cada vez que se les dan noticias de que llega esa ayuda, cada vez más… El problema que hay es la entrada de material, que se realiza a través de un único paso, el paso de Kerem Shalom, en hebreo, es un paso que no da abasto. Si sigue así, esto va a durar 20 años… o más.

Hablaba la UNRWA tras la guerra de dos millones de toneladas de escombros en los Territorios. Por lo que dices no ha cambiado mucho la situación…

No ha cambiado mucho. Después de siete meses puedo decir que de los lugares por los que paso habitualmente, ha sido retirado el 30%. Fíjate, solo de los lugares por donde paso habitualmente. Hay muchos lugares por los que no paso en los que se produjo la mayor devastación, al sur, y al norte Beit Hanoun y ahí todavía están esperando. De hecho, en la retirada de escombros, como sucede siempre en zonas de crisis humanitaria, de falta de gestión por parte de Naciones Unidas y otras organizaciones, los habitantes toman la iniciativa. Esa es parte de la resiliencia palestina. Aquí llaman a una empresa de construcción… ‘hola soy fulanito… te vendo los restos de mi casa si vienes a recoger los escombros’. Y hacen una especie de economía paralela, sumergida, que reactiva un poco la economía y al fin y al cabo, se auto ayudan. Hay una mutua recompensa. Yo consigo la retirada de los escombros, puedo recoger algunos de mis enseres si todavía hay alguno, y tú tienes este material para picar los restos y hacer ladrillos, porque aquí no tenemos ladrillos más que así. Son ladrillos construidos a mano con restos de casas tiradas todos estos años atrás, o restos de asfalto. Y así es como construimos las casas. Pero falta cemento.

¿Cómo estás viendo esta intensificación de la campaña diplomática que están llevando a cabo las autoridades palestinas en el ámbito internacional?

La declaración del Estado Palestino en muchos países europeos y ahora la entrada de Palestina en el Tribunal Penal Internacional después de su adhesión al Estatuto de Roma.
Bueno, yo como extranjera en Gaza, creo que soy más optimista que los palestinos. Y creo que es porque soy extranjera. Porque no llevo aquí toda la vida. Un 60% de Isabel es optimista y cree que puede llegar a algún sitio la entrada en el TPI o el reconocimiento virtual de países europeos del Estado Palestino. Pero el otro 40% está con el resto de los palestinos que son escépticos y piensan que no va a llevar a ningún sitio porque esta causa está siendo demasiado desviada de una causa política a una causa humanitaria.

Al menos, ¿cómo se ve ahí la posibilidad de que esta pertenencia al TPI abra la puerta a que puedan ser juzgados los crímenes de guerra cometidos por Israel?

Bueno, si te soy sincera, un día antes de que se llevara a cabo de facto la membresía de los Territorios Palestinos al Tribunal Penal Internacional, fue como un jarrón de agua fría, me acerqué a uno de los centros más prestigiosos de derechos humanos en Gaza. Me acerqué para darles la enhorabuena, de tú a tú… ‘hola, no vengo a trabajar, vengo a dar la enhorabuena… y ver qué tal os va todo’. Las caras no eran de felicidad total. Creo que están siendo muy cuidadosos a la hora de decir a los medios qué es lo que puede suceder con respecto a la entrada de Palestina. Y yo creo que está bien, porque son demasiadas promesas al pueblo palestino para que esto también sea un fracaso. A pesar de que ha habido rumores de que Mahmoud Abas, o quien sea del gobierno de Ramala, había firmado un pacto con Israel, diciendo: ‘no os vamos a llevar a la Corte Penal Internacional si nos dais nuestros salarios’, Como sabéis han congelado la transferencia de salarios que según el protocolo del país tiene que recoger Israel y luego dárselo a la Autoridad Palestina, y esto está produciendo una gran crisis a la Autoridad Palestina. Incluso si esto fuera verdad, no importa, porque entrar en la Corte Penal Internacional no requiere la presencia de políticos ya que los grupos de derechos humanos son los que realmente son expertos en esto, los que tienen sus abogados y los que han estado siempre al lado de la víctima. Pero de todas maneras hay que ser cautelosos… todavía queda muchísimo camino por recorrer. Cautelosos, repito, para no dar falsas esperanzas y que la población palestina no se agote de tanta tragedia y sobre todo, de tantas desilusiones con la comunidad internacional.

Israel anunció la pasada semana que reanudaría la transferencia de los impuestos que recauda de la población palestina pero según las declaraciones del ministro palestino de finanzas, no se ha recibido nada. ¿Cómo empeora esto la situación?

Los empeora de la siguiente manera: gran parte de la población, sobre todo aquí en la Franja de Gaza, son funcionarios, que dependen de que cada mes entren esos shéquels en la cuenta bancaria, porque aquí no hay trabajo. Aquí en Gaza casi llegamos al 50% de paro. Entonces dependen totalmente de ese dinero, de esas transferencias de la Autoridad Palestina a las cuentas bancarias, como funcionarios. Por tanto es una bola de nieve… no hay dinero, no se mueve la economía, más crisis, más pobreza, más inseguridad alimentaria… en fin, os podéis imaginar.

¿Cuál es la salud que tienen las relaciones entre Hamas y Fatah, y cómo lo vive la ciudadanía?

Bueno, la ciudadanía es muy escéptica. Son muchos años de confrontación entre Hamás y Fatah. Hay pasos políticos y hoy en día la facción palestina que está apostando más por esa reconciliación es la Yihad Islámica. Ha estado en El Cairo hace tres semanas o un mes para mediar entre Hamás y Egipto, porque ese punto también es muy desestabilizador, está provocando el cierre de la frontera de Rafah. Parece ser que se han conseguido frutos positivos con respecto a una reconciliación Hamás – Egipto, y también parece que hay frutos positivos en una reconciliación Hamás – Fatah, pero todavía hace trabajar un poco más y acordar. Osea, aquí hay que ceder y si las dos partes no ceden, no vamos a ninguna parte y los platos rotos los está pagando la población. No es que, como a veces la gente piensa, no se hablen los unos a otros… no. Se hablan, conviven, son amigos, son familia… no hay ese resentimiento que había hace años aquí en Gaza entre miembros o simpatizantes de Fatah y de Hamás. Hoy en día todos están felizmente trabajando por luchar por su destino… luchando por el mañana porque ni siquiera es por un destino lejano, porque no se sabe lo que va a pasar. Así es que yo creo que todo esto está en mano de los políticos. Ellos son los que tienen que ponerse las pilas.
Netanyahu revalida victoria tras una campaña que hizo despegar recurriendo a la promesa de no tolerar un Estado Palestino y de mantener los asentamientos en Cisjordania, movilizando en su favor el voto de miles de colonos. Entre tanto, Estados Unidos afirma que podría reducir el apoyo diplomático a Israel, ¿cree ha cambiado algo en esta alianza EEUU-Israel?
No. No cambiará. Nunca cambiará nada. De hecho, te digo una cosa, es mejor que haya ganado Netanyahu. Y esto lo digo yo y lo dice muchísimos en la Franja de Gaza a pie de calle. Es mejor porque sabemos de qué pie cojea, cómo reacciona, bueno, a nivel táctico para la resistencia palestina es mucho mejor que haya ganado Netanyahu. Y porque a nivel, digamos, ‘de opinión pública occidental’ es mejor también porque es muy fácil de demonizar y eso es mejor para nosotros. Si hubiera llegado la Unión Sionista hubiera sido un problema porque la gente piensa que eso es una izquierda y la izquierda nunca puede ser sionista y nunca puede ser fascista como lo pueda ser la Unión Sionista. Hubiera sido un problema porque ellos son muy hábiles en las relaciones públicas, y aunque hubiera podido parecer que había un paso hacia la paz, no lo hubiera habido. Así que… Netanyahu, bienvenido, está más claro para todos y no, no ha cambiado nada la relación con Estados Unidos y nunca cambiará.

Esto es como lo de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer…

Risas… sí, algo así.

Es sabido las presiones a las que estáis sometidos los que estáis haciendo información ahí… de los grupos de poder, los lobbies y de la hasbará, el aparato de propaganda al servicio del Gobierno de Israel, y del acoso diario a través de las redes, intentando difamar y desacreditar el trabajo de los corresponsales, ¿Se ha llegado a sentir amenazada?

No, ni siquiera los leo. Tengo un twitter muy inteligente. Solo a través del móvil me llegan las notificaciones de los ‘sio-trolls’ como les llaman (risas)… pero a través de mi ordenador ni siquiera los leo. Y aunque aparecieran, realmente lo mejor es el silencio para contrarrestar ese ruido. No contestarles.

En diciembre, se iniciaba en Andalucía una campaña, por parte del FAMSI, para llevar hasta la ciudadanía y a los gobiernos locales, las violaciones de la legalidad internacional y el apartheid al que está sometido la población palestina. Fruto de un evento convocado, entre otras instancias, por el FAMSI, CGLU y el Comité de Naciones Unidas para los Derechos de los Palestinos, se redactó la Declaración del Olivo, un documento que actualiza todas las vulneraciones de derechos que Israel comete desde hace ya casi 7 décadas. Estos esfuerzos, ¿Cómo se ven desde allí y qué futuro, qué apoyo prestan a la población palestina?

Cualquier esfuerzo ciudadano, incluso yo diría político, pero mucho mejor si es de la ciudadanía, es útil para la población en Gaza. Te lo digo por dos razones, pero la principal es que cuando llegan las noticias de que incluso una pequeña ONG de Extremadura o Andalucía, ha hecho algo por los palestinos… ha donado, tiene una iniciativa, aquí la gente lo lee bien porque sienten que no están abandonados, y la causa palestina la hacen suya millones de personas en todo el mundo y esto es mucho más fuerte que cualquier Parlamento Europeo diciendo virtualmente las palabras vacías de que están a favor de un Estado Palestino.

Isabel, ¿cuál es la noticia que no has contado y que te gustaría contar, de los Territorios Palestinos?

Hombre a mí me gustaría informar de un Estado único y democrático en todo el territorio de la Palestina histórica.

Contundente…

Risas.

Muchos ánimos y gracias.

Entrevista: Ana Rioja

2 Comentarios

  1. Samia Shannan

    Una entrevista MUY buena, gracias Ines por compartir. Y gracias Isabel por una vision tan clara y una valentia tan contundente. Me emociono mucho: “me gustaría informar de un Estado único y democrático en todo el territorio de la Palestina histórica”. Ojala llegue ese dia…….. y yo pueda darte un abrazo cuando acabes tu informe!

    Responder
  2. Ghareeb

    ..De hecho esa fue la solución propuesta por Albert Einstein, tomando el modelo Suizo como ejemplo a seguir.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *